Salirse de la fila

…y no meterse en otra

La falacia de la diversidad agosto 25, 2009

Filed under: diversidad,Educación,Rompan filas — Salirse de la fila @ 10:01 pm
Tags: , , , , ,

Vodpod videos no longer available.

Fragmento del artículo de Carlos González Cómo ‘no’ vencer la timidez publicado en la revista Mente Sana, nº 35

John Stuart Mill, filósofo y economista británico, publicó en 1859, un ensayo apasionado y apasionante titulado Sobre la libertad (es posible leer el texto completo en inglés, en la dirección electrónica siguiente http://etext.library.adelaide.edu.au/m/mill/john_stuart/m645o/). En él advierte que la presión de la sociedad sobre los individuos -continua, inmisericorde, dirigida hacia las más mínimas desviaciones de la norma- a menudo se hace más intolerable que el despotismo de un gobierno tiránico.

LA PRESIÓN SOCIAL

Pero más vale que transcriba las palabras de Mill, pues él lo dice mejor que yo:

Hay una característica de la orientación actual de la opinión pública, especialmente calculada para hacerla intolerante con cualquier demostración marcada de individualidad. Los seres humanos medios no solo son moderados en intelecto sino también en inclinaciones: no tienen aficiones o deseos lo bastante fuertes para inclinarles a hacer nada fuera de lo común y, por tanto, no comprenden a quienes sí los tienen, y los clasifican junto a los salvajes e intemperantes, a los que están acostumbrados a mirar con desprecio.

Pues bien, además de este hecho general, solo tenemos que suponer que se pone en marcha un fuerte movimiento hacia la mejora moral, y las consecuencias son previsibles. En estos días se ha producido ese movimiento; mucho se ha hecho en el sentido de aumentar la regularidad de la conducta y disuadir de los excesos, y se extiende un sentido filantrópico para cuyo ejercicio no hay campo mejor abonado que la mejora moral y prudente del prójimo.

Estas tendencias de los tiempos hacen que el público esté mejor dispuesto que en épocas pasadas a prescribir reglas generales de conducta y se aplique a conseguir que todo el mundo se ajuste a la norma aprobada. Y esta norma, expresa o tácita, es no desear nada interesante. Su ideal de carácter es la ausencia de cualquier carácter marcado, atrofiado por comprensión, como los pies de las mujeres chinas, cada parte de la naturaleza humana que destaque de forma prominente y tienda a hacer a la persona marcadamente distinta del común de las gentes.

LA “NORMALIDAD” MÉDICA

Siglo y medio después, ha aumentado la tendencia a controlar a los diferentes. La timidez no es sino la punta de lanza, uno de los primeros rasgos de carácter que la sociedad se propuso eliminar. Existen muchos otros, cada vez más. El Estado solo espera que obedezcamos las leyes y paguemos nuestros impuestos, pero la sociedad (respaldada la mayoría de las veces por educadores, psicólogos y médicos) exige mucho más, especialmente a nuestros niños.

Nuestros pequeños no deben llorar, ni ser malcriados, ni agresivos, ni retraídos, ni movidos, ni demasiado quietos, ni respondones, ni apocados, ni exigentes. No deben dedicar demasiado tiempo a una actividad, no deben rechazar el deporte, ni la piscina, ni la lectura, ni ningún alimento. Deben tener hábitos y rutinas (pero hay de aquel que se habitúe a una cosa “distinta”, del que se despierte habitualmente por la noche o se duerma en brazos). Deben llevarse bien con todos y no formar grupitos de pocos amigos íntimos. Deben hacer los deberes con diligencia, pero tampoco ser “empollones”.

La justificación ya no es, como en tiempos de Mill, “moral” sino “médica”; los que tienen un rasgo de carácter distinto de la media tienen ahora un problema psicológico o de conducta. Las madres, preocupadas quieren saber si sus hijos son normales: “¿Es normal que se chupe los puñitos?”, “¿Es normal que tenga miedo?”, “¿Es normal que se despierte?”. Pero que nadie piense que siendo absolutamente normal, escapará a las críticas. Entonces, le echarán en cara que “no tiene personalidad”.

Vía: fotolog de garcomina

Anuncios
 

4 Responses to “La falacia de la diversidad”

  1. Ainhoa Says:

    Comparto estas ideas solo parcialmente. Está claro que mucho de lo que hacemos lo hacemos por alinearnos a la normalidad estadística y no a la normalidad-salud. Salirse de la normalidad estadística requiere capacidad crítica y autoestima, no es tarea fácil.

    Sin embargo, también está el hecho de que no aceptamos las disfunciones mentales como cualquier otra disfunción física. Aceptamos llevar gafas o lentillas para ver mejor, nos inyectamos insulina si somos diabéticos y nos operamos de la rodilla para dejar de cojear, pero no llevamos bien que algunos niños que tienen disfunciones en los neurotransmisores tomen las medicinas oportunas.

    Lo difícil es distinguir entre “diversidad neuronal” y “disfunción neuronal” y la investigación científica (médica, psicológica, tecnológica) no ha dado aún con una forma de diagnóstico fiable.

  2. Elisa Says:

    Bueno, creo que Ainhoa tiene razón, pero que eso no invalida el interés de la entrada, que entiendo más como una llamada de atención que como la negación de que haya que tratar determinadas disfunciones, sobre todo si provocan sufrimiento al que las padece.
    Supongo que esta sociedad urbana, de grandes agrupaciones de individuos, en las que el tiempo siempre resulta escaso son especialmente hostiles a la diferencia individual. Nadie está dispuesto a dedicar su atención a la diferencia.

  3. pepita Says:

    Pues el marcianito en cuestión causa un accidente de tráfico, a mi esto no me parece diversidad, me parece clara disfunción, pulsiones en contra de la vida propia y la ajena. Vale que la rigidez de la sociedad es alienante, pero es que no todos los inadaptados tienen una inadaptación sana. Si viviese en una tribu no podría someterse a unas reglas y a saber qué hubieran hecho con él, como mucho una segunda oportunidad de calibrar las cosas abandonado a su suerte. Si viviera en el campo, pues un escorpión o una víbora le hubiesen atacado por no respetarles, etc. Claro, que diréis que en las tribus y campo nadie es así, que si la crianza con respeto en estos ámbitos, etc, pero en toda sociedad hay tabús y el que se sale o se readapta o no vive para contarlo, y tal vez por eso no hay “excepciones”.
    Según esto hacer balconing que se ha puesto tan de moda ¿es diversidad?, por ejemplo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s