Salirse de la fila

…y no meterse en otra

El Mapa de la Mente de los Niños noviembre 4, 2008

Filed under: Cuentos Irreverentes — Salirse de la fila @ 1:18 am
Tags: , , ,

No sé si alguna vez habéis visto un mapa de la mente de una persona. Los médicos a veces dibujan mapas de otras partes del cuerpo. Vuestro propio mapa puede ser muy interesante, pero trata de encontrar a alguien intentando trazar el mapa de la mente de un niño, que no sólo es confusa, sino que no para de dar vueltas. El mapa tiene líneas en zig-zag, como la ficha donde se anota vuetra temperatura cuando tenéis fiebre; de hecho, probablemente, son caminos de la isla, pues el país de Nunca Jamás es casi siempre más o menos una isla, con increibles pinceladas de color aquí y allá, y arrecifes de coral y embarcaciones de aspecto veloz en alta mar, con salvajes y guaridas solitarias y gnomos que, en su mayoría, son sastres, y cuevas por las que fluye un río, y príncipes con seis hermanos mayores, y una cabaña que en seguida se descompone, y una anciana diminuta con la nariz ganchuda. Si esto fuera todo, el mapa sería sencillo, pero también está el primer día de colegio, la religión, los padres, el estanque redondo, la costura, los asesinatos, los ahorcados, los verbos con dativo, el día que toca comer pastel de chocolate, ponerse tirantes, decir treinta y tres, tres peniques por arrancarte un diente tú mismo y cosas por el estilo, que forman parte de la isla o bien componen otro mapa que se ve tras el primero, por lo que todo es bastante confuso, sobre todo porque nada permanece inmóvil.

Naturalmente, los países de Nunca Jamás son muy variados. El de John, por ejemplo, tenía una laguna sobrevolada por flamencos a los que John disparaba, mientras que Michael, que era muy pequeño, tenía un flamenco sobrevolado por lagunas. John vivía en un bote vuelto del revés sobre la arena, Michael en una tienda india, y Wendy en una casa construida con hojas cosida con destreza. John no tenía amigos, Michael tenía amigos por la noche y Wendy tenía un cachorro de lobo abandonado por sus padres. De todos modos, en conjunto, los países de Nunca Jamás guardan cierto parecido familiar, y si se colocaran en una fila sin moverse, se podría decir de ellos que tienen la misma nariz, por ejemplo. Y es a estas mágicas orillas adonde llegan siempre en sus barquillas los niños cuando juegan. Nosotros también hemos estado allí; incluso aún podemos oír el ruido de las olas, pero ya no desembarcaremos jamás.

J. M. Barrie Peter Pan y Wendy


Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s